Negocios Gestión

El mundo está inmerso en la revolución de la innovación, estamos viviendo en nuestra realidad lo que hace 10 años rompía paradigmas. Ejemplos de esto son las aplicaciones móviles, tecnología de tele presencia, marketing dirigido por geolocalización, pagos en línea y demás avances que hoy son comodidades y un must.

Así como los procesos productivos, las comunicaciones y la forma en la que nos transportamos han evolucionado, debe suceder lo mismo con las acciones de filantropía y de Responsabilidad Social Corporativa.

Roberto_Garcia_SAP.png

 

 

“…Gracias a la tecnología, la sociedad civil y las empresas deben replantear sus estrategias de Responsabilidad Social”, Roberto García, SAP México

Incluso las acciones de Responsabilidad Social Empresarial deben ser diferentes y dejar lo tradicional detrás: donar despensas, ropa, libros o reforestar un bosque ya no es suficiente. Las empresas deben reconsiderar y replantear sus estrategias al respecto, pues, gracias a la tecnología nuestra interacción con el entorno ha cambiado, aunque el objetivo continúa siendo el mismo: involucrar a más gente en acciones positivas por la comunidad y utilizar de forma más eficiente la ayuda que están dispuestos a dar

Gracias a lo mencionado con anterioridad, hemos identificado 5 tendencias que buscan incentivar el voluntariado en la era digital:

  1. Uso de herramientas digitales y aprovechamiento de la tecnología: Invita a tus colaboradores a donar utilizando algún tipo de plataforma tecnológica, administra foros en línea con best practices para colaborar con la comunidad, realiza sesiones de tele-presencia con los expertos de tu organización, quienes, además de ser de gran utilidad para comunidades distanciadas, la inversión en tiempos y costos de traslado se reducirá lo que permitirá aprovechar al máximo los recursos.
  2. Educación: Los avances tecnológicos de hoy requieren de expertos en innovación que entiendan el lenguaje digital y puedan innovar a través de este. Es importante, si tu empresa cuenta con talleres que capaciten en herramientas en la nube, apoyar a la educación con cursos de código básico o avanzado para niños y adolescentes. Con esto apoyamos educando y sembramos la semilla para contar con especialistas en la materia en el futuro.
  3. Nunca dejes de invitar al voluntariado: Cualquiera que sea tu estilo de voluntariado debe ir acompañado de una acción anual en grande. Sin embargo, puedes crear grupos de trabajo que estén constantemente compartiendo ideas, acciones y un plan de trabajo para apoyar con acciones durante todo el año.  Que ayudar sea una constante.
  4. Logra alianzas con instituciones que compartan tus objetivos: El voluntariado conjunto ayuda a maximizar los resultados. Busca empresas que compartan objetivos y elaboren un plan conjunto que permita ir más allá de los retos planteados, las opciones y los resultados. Hoy, a través de la conectividad se pueden realizar sinergias de forma rápida y eficiente con otras organizaciones, así, el esfuerzo se potencializa y la reputación de tu empresa mejora. 
  5. Los programas a mediano plazo funcionan mejor. El contar con programas que se extienden en dos o tres años permitirá que los resultados se extiendan de igual manera. Los programas piloto y el seguimiento harán que la forma de medir los impactos sea más fiable y se tenga un resultado más firme con el voluntariado. 

La RSC es la clave para que podamos lograr un verdadero cambio en el país. Participando en programas de mediano plazo, especializados, y que apoyen la educación, se puede generar un cambio positivo más duradero y de mayor impacto en los entornos sociales. El conocimiento, la especialización y el plantar el espíritu emprendedor en los jóvenes es una apuesta segura para mejorar su futuro laboral y su desarrollo personal.

El compromiso de las empresas debe ser por siempre y sobre todo, contribuir en el mejoramiento integral de la comunidad de manera activa. El conocimiento es la llave. Tenerlo de manera práctica, concisa y útil, con un programa holístico de desarrollo personal es la oportunidad de dejar huella en un mundo competitivo.

Roberto García es Director de Comunicación y RSC de SAP México 

Otras noticias

Prioridades del CIO para 2017